Algunas sugerencias de lecturas

Algunas sugerencias de lecturas

Muchas mamás y papás nos han manifestado a lo largo de estos años su inquietud o curiosidad por contar con más información y libros de lectura sobre algunas de las pedagogías a las que intentamos acercarnos en nuestro día a día en la escuela. Pues bien, nos gustaría ayudaros y aportar nuestro granito de arena recomendándoos la  lectura de estos libros que recogemos a continuación. Esperamos que os resulten de interés.

EL DESPERTAR AL MUNDO DE TU BEBÉ CHANTAL DE TRUCHIS

“Desde su nacimiento, un bebé participa activamente en su desarrollo. Demuestra asombrosas capacidades de comprensión e iniciativa. Éstas se expresan mejor si el adulto le ofrece la posibilidad de descubrir por sí mismo el mundo y los objetos. Y esta libertad, que también pasa por el aprendizaje de los límites y de la realidad, brinda al niño una confianza en sí mismo y en los adultos, fundamental para su futuro. A partir de múltiples situaciones cotidianas, Chantal de Truchis, psicóloga de la primera infancia, propone una información clara para facilitar esta evolución hasta la guardería: ¿cómo comprender mejor las reacciones del pequeño?, ¿es necesario estimularlo?, ¿qué pensar del chupete, de la alfombra de juegos, del tacatá?, ¿qué juguetes y actividades proponerle? Además también te ayuda a saber cómo dirigirte al bebé y de qué hablarle; cómo ayudarlo a vivir las separaciones; cómo reaccionar a sus tristezas, iras, y exigencias y a enseñarle a aceptar las reglas de la vida social.”

EDUCAR EN EL ASOMBRO Catherine L Ecuyer

“¿Cómo lograr que un niño, y luego un adolescente, sea capaz de estar quieto observando con calma a su alrededor, capaz de esperar antes de tener, capaz de pensar, con motivación para aprender sin miedo al esfuerzo? Los niños crecen en un entorno cada vez más frenético y exigente que, por un lado, ha hecho la tarea de educar más compleja, y, por otro, los ha alejado de lo esencial. Para su éxito futuro vemos necesario programarlos para un sinfín de actividades que los están apartando del ocio de siempre, del juego libre, de la naturaleza, del silencio, de la belleza. Su vida se ha convertido en una verdadera carrera para saltar etapas, lo que les aleja cada vez más de su propia naturaleza. Muchos niños se están perdiendo lo mejor de la vida: descubrir el mundo, adentrarse en la realidad. Un ruido ensordecedor acalla sus preguntas, las estridentes pantallas saturan sus sentidos e interrumpan el aprendizaje lento de todo lo maravilloso que hay que descubrir por primera vez. Educar en el asombro es replantear el aprendizaje como un viaje que nace desde el interior de la persona, una aventura maravillosa facilitada por una consideración profunda de lo que reclama la naturaleza del niño, como el respeto por su inocencia, sus ritmos, su sentido del misterio y su sed de belleza.”

LIBERTAD Y LÍMITES. Amor y respeto. Lo que los niños necesitan de nosotros. Rebeca Wild

“Cuando hablo por primera vez con alguien sobre el tema de una «educación libre », es lo más común que enseguida surjan objeciones más o menos apasionadas sobre la «necesidad de límites». Pero las preguntas sobre este tema tampoco disminuyen cuando los padres o cuidadores se aventuran a dar sus propios pasos hacia un trato respetuoso con los niños. Más bien al contrario: En sinnúmero de situaciones nuevas y en cada nueva etapa de desarrollo asoman también nuevas dudas e incertidumbres. Para nosotros –adultos que a menudo hemos sido educados y restringidos por límites– no es fácil comprender que en realidad los límites pueden tener la función de definir un espacio en el cual se puede actuar con independencia y libertad y en el cual se pueda dar un verdadero desarrollo humano. Pero en la medida en que logramos hacer esta distinción, nos damos cuenta de que los límites no definen el ser del otro, sino –por el contrario– sirven para mantener el entorno relajado, de manera que todos –niños y adultos– se sientan cómodos en él, vivan nuevas experiencias gracias a la toma de decisiones personales y aprendan a diferenciar entre necesidades auténticas y sustitutivas”. Rebeca Wild.